lugares. Karlovac

Allí donde los Alpes Dináricos se encuentran con la llanura de Panonia, sobre la margen izquierda del río Kupa, se sitúa Karlovac. A sólo 56 km de Zagreb, y con una población de 60.000 habitantes, Karlovac es la ciudad cabecera de la región que abarca el área del Kupa, el oeste de Žumberak, Kordun, partes de Lika y Gorski Kotar.

De todas las ciudades de referencia, Karlovac es una de las más jóvenes. Su fundación nos remite al año 1.578, cuando el Imperio Austríaco buscaba defenderse de las incursiones Turcas. El lugar escogido para edificar la Fortaleza principal fue obra del Archiduque de Estiria y Comandante en Jefe de la Frontera Militar, Karlo de Habsburgo; de allí el nombre de Karlovac, Karlstadt, Carolstadium. La construcción del fuerte comenzó el 13 de julio de 1.579, y al año siguiente ya estaba suficientemente guarnecido y habitado por los pobladores de las villas cercanas.

En 1.593, los Turcos sufrieron una derrota decisiva cerca de Sisak. A finales del siglo XVII, la declinación del poderío Otomano trajo aparejados profundos cambios político-militares en esta región europea. Karlovac dejó atrás su rol de Fortaleza para convertirse, gracias a su posición estratégica, en uno de los más importantes centros comerciales del sudeste de Europa. Desde los albores del siglo XVIII, hasta la construcción del ferrocarril Zagreb-Rijeka (1.873), Karlovac vivió su apogeo. Al mismo tiempo, se crearon las bases que permitieron a la clase media de Karlovac jugar un importante papel en el desarrollo cultural y político de Croacia.

Con el siglo XX, Karlovac adquirió características de polo industrial. Su amplio espectro de productos incluyó textiles, curtiembres, cervecería, maderas y metalurgia.

Luego de las primeras elecciónes democráticas en Croacia (1.990), Karlovac se encontró sorpresivamente detrás de las líneas de los insurgentes serbios, hasta que fue recuperada por el ejército croata en agosto del ´95. En la Guerra por la Independencia de Croacia, Karlovac sufrió cuantiosos daños. Kamensko, Turanj y Logorište fueron asoladas. También fueron dañados el Edificio Municipal y numerosas residencias de civiles. Las bajas contaron más de 100 vidas.

La Fortaleza de Karlovac se halla parcialmente conservada, en tanto que la ciudad aún mantiene el diseño urbanístico original en forma de estrella de seis puntas, anteriormente limitada por fosos. También se conserva la red de diez calles que se entrecruzan en ángulos rectos, conformando 24 manzanas y una plaza central.

Todo esto hace de Karlovac un monumento al Renacimiento, con notables rasgos del período Barroco, debido a los siniestros que fueron destruyendo varios edificios renacentistas a lo largo de la historia. A pesar de carecer de palacios, la ciudad cuenta con antiguas residencias de gran belleza arquitectónica en las calles Radic, Haulik, Prešern, Šimunic y Krizanic; como así también en la Gajeva ulica, en los suburbios.

El Paseo es uno de los principales recorridos de Karlovac. Cuando la Fortaleza fue decomisionada en 1.884, el urbanista Martin Gambon puso énfasis en la forma de estrella de seis puntas de la ciudad al sembrar hileras de castaños en el límite externo de los fosos. Las murallas fueron derrumbadas y los fosos se rellenaron, dando así lugar a este bello paseo de 2.500 metros de largo que encierra a la ciudad y que puede ser recorrido a pié, en alrededor de una hora. La parte preferida por todos es la Velika Promenada. Este Paseo es uno de los logros urbanísticos más destacados de la Vieja Ciudad y gracias al cual, junto con el Parque del Río Korana, Karlovac ha ganado el mote de “ciudad del verdor”.

La Plaza Strossmayer y la Plaza Jelacic son puntos de la estrella de Karlovac que no deben dejar de ser visitados. El Museo de la ciudad es un palacete, antigua residencia de la familia Zrinski y el más antiguo de Karlovac. Este Museo, uno de los más atractivos de Croacia, tiene 4 secciones: ciencias naturales, arqueología, etnología e historia. A la izquierda del Museo se halla el Edificio Municipal, construido a fines del siglo XVIII. Un poco más allá, en la Plaza Jelacic, está el Campanario de la Iglesia de la Sagrada Trinidad, edificada en el mismo año que la Fortaleza. El Campanario data de 1.683 y fue pensado para que, en cierta forma, sirviera de último reducto a los defensores de la Fortaleza.

Los Ríos Kupa y Korana son constituyentes esenciales de la identidad de Karlovac. Cuando la Fortaleza, construida entre ambos ríos, dejó de funcionar, fueron estos los que guiaron el crecimiento de la ciudad.

En el pasado, el Kupa era navegable. Una gran cantidad de veleros surcaban sus aguas, desde Sisak hacia Karlovac, transportando granos y maderas. Por otra parte, el Korana se vio escasamente involucrado en el desarrollo industrial de la región; desde fines del siglo pasado, el río y sus alrededores están destinados a actividades recreativas: un gran parque cubre ambas márgenes, e incluye campos de deportes, paseos, etc.

La tradición de la Hoguera de San Juan deviene de los tiempos paganos de los eslavos y se halla muy extendida en todo el país, pero particularmente en Karlovac donde, gracias a los pobladores del suburbio de Gaza, en la margen derecha del Kupa, la celebración se ha repetido año tras año, sin interrupciones. Desde principios del siglo XX, los habitantes de Banija, en la margen izquierda del Kupa, compiten por el fuego más grande y este “certamen”, que atrae a decenas de miles de espectadores, tiene un lugar en la literatura croata con la famosa obra del escritor Stjepan Mihalic (1.901-1.984).

El Festival de la Cerveza es un evento de 10 días de duración, que se desarrolla a fines del verano, como una especie de celebración de la cosecha. En ningún otro lugar de Croacia hay un festival de semejantes proporciones destinado a este producto (Karlovac es origen de 1/3 de los 3 millones de hl anuales de cerveza croata).

 

CROACIA
 
Los croatas, tribu eslava, emigraron en el siglo VI d.C. desde la Croacia Blanca, región actual de Ucrania. Desde allí siguieron hacia el mar Adriático, donde conquistaron la plaza fuerte romana de Salona, en el año 614. Luego de establecerse en Panonia y Dalmacia, los croatas se liberaron de los ávaros y comenzaron su desarrollo independiente. Aunque el territorio era competencia del Imperio Bizantino, los croatas aceptaron a la Iglesia Católica Romana, y preservaron la liturgia eslava.

Publicidad
 
 
Hoy habia 10 visitantes (14 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=